Saltar a contenido principal

Mario Pávez, Salida alternativa, óleo sobre lienzo, 150 x 150 cm

 

El arte barroco se cristaliza en una riqueza de expresiones y de formas, en programas cromáticos altamente elaborados y en una plétora de motivos, religiosos y profanos, bíblicos y grecorromanos, vanagloriosos y cotidianos.

Hoy día, pese a las profundas transformaciones a las que la existencia humana se ha visto sometida a lo largo de varios siglos, se ha vuelto nuevamente palpable ese pulso de incertidumbre existencial —promotor último del Barroco—; y con él, ha aflorado un arte neobarroco. Al igual que su predecesor, esta corriente se expresa en una variedad de formas y manifestaciones, siendo la pintura de Mario Pavez un logrado ejemplo. Sus lienzos reconocen el legado barroco tanto en la composición, el empleo de la luz y del color, como también respecto al temario y los motivos individuales que trabaja.

Las pinturas de Mario actualizan su sustrato barroco, añadiéndole unas claves imprescindibles extraídas de la vida de hoy. Así, desfila por sus cuadros un buen número de personajes con fuerte impronta del ‘ahora’, desde figuras desbordantes de energía vital (y, sobre todo, juvenil) hasta tipos raros y de mucho carácter; todos ellos enraizados en el caleidoscópico panorama de Madrid, ciudad que le apasiona.

Deja una Respuesta